Diálogo pasivo y activo

En el marco de las aventuras de texto se han probado muchos sistemas de diálogo con los personajes, unos funcionan mejor que otros y cada jugador tendrá su preferencia por un sistema u otro.

Y si tuviera que clasificarlos en dos grandes categorías bien diferenciadas, estas podrían ser diálogo pasivo y activo.

En el diálogo pasivo el jugador no necesita seleccionar lo que va a decir. Solo teclea HABLAR CON PERSONAJE y un diálogo previamente escrito por el autor se ejecuta.

En el diálogo activo el jugador tiene que decidir lo que va a decir. No les lo mismo DECIR A JIM LA NAVE NO FUNCIONA que PREGUNTAR A JIM POR BENOIT.

Las ventajas y desventajas de cada sistema son obvias. En el diálogo pasivo el jugador no tiene que pensar en lo que necesita decir. Solo escribe HABLAR y deja que el juego haga el trabajo por ti. Incluso puede llegar a pasar que el juego ejecute un diálogo que a nosotros nunca se nos hubiera ocurrido. La ventaja más obvia: esta opción elimina la posibilidad de atascarse si no sabes qué decir o cómo decirlo.

En el caso del diálogo activo, en cambio, el jugador tiene libertad para decir lo que quiera. Pero esa libertad tiene un precio: que los personajes no nos entiendan y nos atasquemos probando distintas cosas mientras tratamos de dar con la clave que necesitamos para avanzar en la historia.

Por otro lado, el uso de HABLAR elimina interacción con el juego. Ya no puedes tomar decisiones ni puedes resolver puzles dentro de un diálogo. Es una parte del juego que está automatizada y solo hay una respuesta posible. Puede ser un sistema válido para cierto tipo de aventura, si se busca algo más guionizado, menos desafiante. O si el autor simplemente no ve el potencial que los personajes pueden aportar a la parte jugable. Pero al hacerlo así el juego es menos juego.

Yo, personalmente, elijo la segunda opción. Me gustan los juegos que requieren ser jugados, no me gusta cuando hay partes del juego que se juegan solas. Y aquí no hablo solo de aventuras de texto, sino de cualquier género. Pero supongo que, como tantas cosas, es cuestión de gustos y de lo que busca su autor en esa obra concreta.

5 respuestas a «Diálogo pasivo y activo»

  1. El Mesías dice:

    Quizá un símil con lo que pienso del comando «usar». Las dos opciones en este caso serían la pasiva: Usar barra en candado, con lo que el juego activa la secuencia de apertura del candado.
    Y la activa sería: Atravesar barra en candado, girar barra dentro de candado… O algo así 😄😄😄😄

    Como bien dices el primer sistema nos facilita enormemente la resolución del puzzle y nos libra del síndrome de la palabra exacta, aunque el segundo es ese sistema que nos hace sentirnos superiores al resto de la sociedad y nos pone una estúpida sonrisa de oreja a oreja 🙄🙄🙄🙄🙄🙄

    El sistema pasivo nos evita sufrir crisis de ansiedad y paro cardíaco prematuro, pero he de reconocer que también prefiero el pasivo. Serán los vestigios de la vieja escuela, o algo así.

    Responder
    1. Ricardo dice:

      No te adelantes, amigo Mesías, que al verbo «usar» también le voy a dedicar una entrada. Paciencia.

      Responder
      1. Dwalin dice:

        Yo pensaba hacer lo mismo en mi blog, pero para mi es tan obvio, qye al final ni me inspiré :^)

        Responder
  2. FARLANDER dice:

    «Hablar» con un personaje no deja de ser como examinar un objeto: te da una informacion predefinida dependiendo del estado en que te encuentres del juego. Y siendo sinceros, es un modo de emulación de la realidad nada realista; uno no va por ahí hablando a la gente para que le diga lo que necesita saber…de hecho, lo normal es que te ganes un guantazo, físico o emocional con esta actitud de hablando a desconocidos al tun tun….en cambio, con «Decir» especificas algo concreto en la conversación, ya sea un saludo, un comentario, una pregunta…
    Tambien es cierto, como ya se ha comentado, que requiere mucho mas esfuerzo de programación y desarrollo de los PSI…pero el resultado es infinitamente mejor.
    Aunque hay casos en que con «hablar» podría ser suficiente: te encuentras un tio ahogándose en un rio….con hablar deberia de bastar, porque el tema de conversación está claro en ese preciso momento…otra cosa es que si le salvas la vida, después puedas dialogar con él, pero habitualmente la gratitud inherente a ser salvado hace que sea un libro abierto y cante sin tener que pregunte mucho…
    «Hablar» es de aventuras de los 80…. «Decir» es lo que se lleva en el siglo XXI… nada de hablar por hablar. Hay que contar y preguntar cosas concretas.

    Responder

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *